Diez consejos para perder grasa

Las grasas constituyen una parte muy importante de nuestro organismo. Algunas de ellas son útiles y necesarias para el cuerpo humano, al ser fuente de la energía que necesitamos. Ingerimos grasas a través de los alimentos, luego son degradadas en forma de ácidos grasos y distribuidas por el torrente sanguíneo hacia otras células del organismo. Sin embargo, hay algunas grasas en exceso que no necesitamos, los llamados ácidos grasos que se almacenan en nuestro cuerpo, también conocidos como triglicéridos. 

Estar en condiciones físicas óptimas es sumamente importante para nuestra salud, nuestro aspecto, nuestra resistencia y vitalidad.

Por eso es importante controlar los excesos de grasa y quemarlos. 

En este artículo vamos a profundizar sobre los diez consejos más importantes al respecto que hemos preparado para ti. 

Si aplicas y sigues en la medida de lo posible los consejos para quemar grasa listados a continuación, conseguirás mejorar notablemente tanto los resultados de tus entrenamientos como tu aspecto físico.

Para perder peso a partir de la grasa subcutánea, y no sólo a expensas del agua retenida y los músculos, es necesario seguir algunas reglas básicas. Aparte de la dieta y el ejercicio, es importante saber que quemar grasa es un proceso largo que requiere disciplina y perseverancia. Los factores más comunes que conducen a la acumulación de grasa en el cuerpo son la falta de actividad física, la alimentación poco sana y el sedentarismo. Desgraciadamente, cada vez más personas tienen estos malos hábitos.


¡Elabora un plan a seguir!

Para conseguir tu objetivo final - perder grasa debes empezar por tener un concepto y una información claros de lo que te propones hacer. Estar bien informado es de gran utilidad para conseguir el resultado perfecto, que es perder el exceso de grasa subcutánea. Siguiendo todas las pautas que te marques y si optas por confiar en nuestros consejos, los resultados no se harán esperar. El objetivo es claro: perder el exceso de grasa sin perder masa muscular. 

 

¡No pases hambre!

Ayunar para adelgazar no es la solución. 

La mayoría de las personas asocian la pérdida de peso y la eliminación de grasa con el ayuno y los cambios cardinales en la dieta. La verdad es que esto no le ayudará, al contrario, puede incluso perjudicar su salud. Perder grasa debe ocurrir de forma moderada y saludable. 

Las calorías no son el único factor que interviene en la fundición de la grasa. El cuerpo humano debe nutrirse de alimentos de calidad y combinaciones de estos. Si restringimos las calorías y nos matamos de hambre, ni perderemos el exceso de peso ni mejoraremos nuestra salud. El ayuno envía una señal abrupta al cuerpo para que entre en "modo de almacenamiento de energía", comenzando así a acumular la grasa creada como reserva y a perder energía a expensas del músculo. 

El hambre y la pérdida extrema de peso ralentizan el metabolismo y cuando decides que ya estás en la forma que siempre has deseado y vuelves a comer normalmente sin restricciones, recuperarás tu peso anterior, incluso puede que aumentes más. Es el llamado “efecto yo-yo”. La mayoría de las personas cometen un error muy importante en su dieta: reducen considerablemente la cantidad de alimentos que ingieren y optan por comidas bajas en calorías. Si se restringen demasiado los alimentos, el cuerpo envía señales de que hay escasez de calorías y el metabolismo se ralentiza. Empieza a quemar menos calorías, tratando de conservar la poca energía que le proporcionas y usarla como combustible para los procesos vitales cotidianos. Así que, en algún momento, te encuentras estancado y el peso se detiene, a pesar del hambre. 

Toda exclusión de determinados nutrientes priva al organismo de nutrientes valiosos. Por lo tanto, la alimentación debe ser variada y nutritiva, pero en cantidades moderadas. No debemos privarnos de las vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos necesarios, pues su déficit conduce tarde o temprano a problemas de salud.

Por lo tanto, la primera regla o el primero de nuestros consejos es no pasar hambre. El cuerpo está programado para hacer todo lo posible para protegerte del hambre a la que lo sometes y mantener tu peso estable. Por ello, es casi imposible perder peso durante un largo periodo y quemar grasa mediante el ayuno.


Come de forma correcta. Más proteínas

Es importante distinguir entre comer para obtener energía y recuperar músculo y comer para perder grasa corporal.

Para perder grasa, hay que mantener un déficit calórico, es decir, gastar más energía de la que se consume.  

Ayuda a tu cuerpo a combatir el exceso de peso eligiendo alimentos que ayuden a derretir la grasa. Algunos de ellos tienen la propiedad de limitar la transformación de los azúcares en grasa y acelerar el proceso de combustión. La quema de grasas se acelera principalmente con alimentos ricos en proteínas. 

Las proteínas no sólo ayudan a la formación de masa muscular, sino que, durante la restricción calórica, ayudan a conservar los músculos ya desarrollados. Las proteínas son muy saciantes: los alimentos ricos en proteínas, como la carne o los huevos, producen sensación de saciedad durante más tiempo que un cierto número de calorías procedentes de cereales. 

Otra función importante de las proteínas es también la formación de células musculares, así como la termogénesis /producción de calor/, que aumenta la quema de grasas. Para derretir la grasa del cuerpo, se recomienda ingerir 1-2 g de proteínas por kg de masa corporal que, por supuesto, deben estar coherente con su actividad física. 

Los alimentos ricos en proteínas son muchos y variados, ya sean de origen vegetal o animal. Por lo tanto, puede incluir fácilmente un gran número de ellos en su menú diario. 

 

Alimentos que contienen proteínas 

  • pescado
  • Productos lácteos /la combinación de caseína y proteína de suero en el yogur lo destaca como un alimento rico en proteínas por excelencia/. 
  • Aguacate
  • Salmón /una de las mejores fuentes de proteínas – una ración de 150 gramos de salmón te aporta casi 40 gramos de proteína/. 
  • almendras
  • cerdo /la carne de cerdo también se encuentra entre los alimentos que favorecen indirectamente la pérdida de grasa. Si diseñas tu dieta de forma que consumas más grasas y proteínas y menos hidratos de carbono, puedes favorecer activamente la quema de grasas/.
  • Avena 
  • semillas de calabaza /las nueces y semillas aportan grasas saludables que son muy saciantes. Pero también contienen proteínas, que te mantienen saciado/ 
  • huevos /los huevos se encuentran entre los alimentos más nutritivos, y son una de las mejores fuentes naturales de proteínas. También contienen minerales, vitaminas y grasas saludables. Los huevos proveen vitaminas A, E, B5, B12, así como hierro, yodo y fósforo/.
  • quinoa /si buscas una guarnición para diversificar las verduras, la quinoa es una excelente opción - con 8 g de proteínas contenidas en 1 taza/
  • brócoli 
  • lentejas /su composición consta de más de 25% de proteínas que las convierte en una excelente alternativa de la carne/ 

ácidos grasos poliinsaturados y esenciales, por ejemplo. 

  • pescado azul, como el salmón
  • aceite de oliva
  • aceite de linaza
  • nueces

Todos somos conscientes de lo importante que es una dieta sana para perder el exceso de grasa. Necesitamos ingerir a través de los alimentos los tres tipos de macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas saludables, en una proporción adecuada a cada organismo.  



Entrenar de forma adecuada

El programa de entrenamiento durante la depuración y la fusión de la grasa debe incluir tanto rutinas de cardio como de fuerza. Para asegurarnos de que el peso que perderemos será la grasa, debemos dedicar más tiempo al entrenamiento con pesas. 

Los ejercicios en el gimnasio que estimulan el corazón y hacen sudar al cuerpo ayudan a perder peso, así como el exceso de grasa subcutánea. El ejercicio activo quema el total de calorías de forma especialmente eficaz y ayuda a reducir la grasa corporal siempre que se siga una dieta al mismo tiempo. 

Los entrenamientos más eficaces para perder grasa son de dos tipos.

Entrenamientos de cardio - el resultado de los entrenamientos de cardio es aumentar el gasto de energía justo mientras nos encontramos en un déficit calórico. Los entrenamientos de alta intensidad con intervalos consisten en ejercicios intensos que duran entre 10 y 40 minutos, con un breve periodo de recuperación de 1 ó 2 minutos entre ellos. 

Los estudios demuestran que los ejercicios de cardio queman entre un 25 y un 30% más de calorías que otros tipos de ejercicios. Dos entrenamientos intensos de menor duración queman más calorías durante una sesión que un entrenamiento prolongado de baja intensidad. 

Entrenamientos de fuerza - levantar pesas con movimientos específicos que cargan diferentes grupos de músculos contribuye a quemar grasa subcutánea y a desarrollar nueva masa muscular. El entrenamiento de fuerza acelera nuestro metabolismo y estimula la producción de algunas hormonas importantes, como la testosterona y la hormona del crecimiento. Éstas, a su vez, convierten nuestro cuerpo en una "máquina de derretir grasa subcutánea". Un programa de entrenamiento bien diseñado es un excelente requisito para lograr el éxito y alcanzar nuestro objetivo.

Los movimientos aeróbicos que aceleran la actividad cardíaca y hacen sudar ayudan a perder peso en general, incluida la grasa visceral / localizada principalmente alrededor del abdomen /.

El ejercicio quema el total de calorías ingeridas durante el día y te ayuda a reducir la grasa corporal, sobre todo si mantienes una buena dieta durante este periodo. 

Cuanta más masa muscular tengas, más rápido será tu metabolismo y quemarás más grasa. Así que, sin el ejercicio adecuado, nuestra dieta es la mitad de eficaz de lo que podría ser para derretir la grasa y no ayuda a desarrollar nueva musculatura. 

 

Beber más líquidos

El agua es un elemento esencial sea cual sea el objetivo de entrenamiento que se persiga. Beber al menos 500 ml de agua antes de las comidas puede reducir drásticamente la ingesta de alimentos del día, lo que facilita alcanzar el déficit calórico diario. 

Debido a la pérdida de agua, puede perder entre 3 y 5 kg en un corto periodo de tiempo de entre 5 y 6 días, pero en realidad no habrá quemado nada de grasa.

Los investigadores han demostrado que la mayoría de las veces que sentimos hambre, en realidad nuestro cuerpo nos está enviando señales de que tiene sed y necesita líquidos. 

La ingesta de líquidos debe ser en forma de agua, té o zumos recién exprimidos. El té verde nos beneficia, ya que estimula nuestro metabolismo. Contiene cafeína y es rico en antioxidantes, esta combinación acelera la quema de grasa en un 12%. 

En ningún caso consumas zumos si no están recién exprimidos, y lo que quieres es empezar a derretir grasa. Las verduras contienen muchos nutrientes cuando no han pasado por la cocción. Por ello, te recomendamos que bebas zumo de verduras o frutas frescas antes de las comidas, lo que saciará tu apetito y reducirá la ingesta de calorías. El aumento de la ingesta de líquidos ayuda a nuestro organismo a eliminar el exceso de sodio del cuerpo, así como la expulsión de toxinas. 

 

Consumir aminoácidos y suplementos SARMs

Hay ciertos nutrientes que están diseñados para derretir eficazmente la grasa. Incluyen principalmente aminoácidos, glicina, glutamina, así como zinc y selenio.  Todos ellos son compuestos naturales que nuestro organismo necesita para funcionar correctamente. Los aminoácidos, las vitaminas y los minerales desempeñan un papel importante en la lucha contra el sobrepeso. Tomar algún tipo de aminoácidos permite estimular al organismo para que produzca hormonas suficientes para que la quema de grasas se produzca de forma natural. 

Para conseguir un efecto aún mayor, debe elaborar un plan preciso que siga rigurosamente. Además de la alimentación y los entrenamientos, para obtener un efecto aún más potente es recomendable que fortalezcas tu cuerpo con una combinación de productos alimenticios SARMS, diseñados específicamente para quemar grasa. Éstos le ayudarán con su dieta y a eliminar el exceso de peso, así como a mantener los resultados conseguidos. Si usted está interesado en tomar suplementos dietéticos, hay algunos entre ellos que podemos recomendar para mejorar el efecto de fusión de grasa.

Un gran porcentaje de atletas profesionales, además de someterse a un régimen, toman suplementos adicionales. Los suplementos quemagrasas son los más utilizados. Las principales vías para quemar grasa con estos suplementos son acelerar el metabolismo, suprimir el apetito y evitar la acumulación de nuevas grasas. Los estudios demuestran que, al tomar un suplemento dietético, se queman un 30% más de calorías. Independientemente del tipo de suplemento SARMs que tome, siga siempre las instrucciones de ingesta. 

Recuerda que el derretimiento de grasa es un proceso complejo en que intervienen muchos factores y si quieres resultados relativamente rápidos, necesitas ser estricto en tu régimen alimenticio, actividad física y combinarlos con los suplementos SARMs adecuados para tener un efecto más duradero en tu forma y aspecto físico. 


Le ofrecemos, el mejor producto para derretir la grasa Cardarine GW501516. 

Cardarine GW 501516 es uno de los quemadores de grasa de mejor calidad del mercado, perteneciente al grupo de los SARMs. Cardarine es más que un simple quemador de grasa: el gw501516 influye en la motivación y la concentración durante el ejercicio. Otra de sus ventajas es su efecto inmediato, que se nota desde la primera toma.

Otros productos SARM que ayudan a derretir la grasa subcutánea son: Stenabolic SR9009 y Andarine S4.

 

Déficit calórico 

Una de las condiciones más importantes es encontrarse en un estado de déficit calórico. Si reduces el flujo de energía que llega al cuerpo en forma de nutrientes, tu organismo se verá obligado a utilizar la así llamada "reserva", que en realidad es la grasa subcutánea. Uno de nuestros consejos es reducir las calorías entre un 20% y un 30%. Por lo tanto, debes llevar un seguimiento de tu ingesta de calorías para saber cuándo has alcanzado el déficit calórico del día. Al mismo tiempo, debe haber un límite porque un déficit excesivo conduce a la pérdida de masa muscular.

Si la cantidad de calorías consumidas es superior a las calorías quemadas, todas las calorías sobrantes se almacenan en nuestro organismo, por lo general en forma de grasa corporal. En el caso contrario, cuando las calorías consumidas son menos que las quemadas, el organismo se ve obligado a buscar otra fuente de energía para compensar esa falta.

 

Reducir el estrés

El estrés es uno de los factores clave enumerados para combatir el sobrepeso. Si estamos estresados, aumentan los niveles de cortisol y se activan los receptores de almacenamiento de grasa. Cuando estamos sometidos a situaciones de estrés se destruye la sensibilidad a la insulina, lo que influye en el almacenamiento excesivo de grasa. Las señales de que nuestro cuerpo está bajo estrés son la fatiga constante, la falta de motivación, dormir demasiado o en algunos casos todo lo contrario, por sobrecansasncio nuestro cuerpo no puede dormir. Todo ello conduce a un aumento de los niveles de grasa corporal. En un esfuerzo por esforzarnos más en el gimnasio para perder grasa más rápido, a menudo conduce al sobreentrenamiento y es otro factor agravante al que sometemos al cuerpo.

 

Consumir grasas saludables

Sin grasa, nuestro cuerpo no puede funcionar con normalidad, y una dieta sin grasa no tendrá éxito.  

Las grasas saludables se metabolizan más lentamente y, por tanto, reducen la sensación de hambre en el estómago. Sin embargo, no todas las grasas son perjudiciales. Las saludables se degradan más lentamente y, por esta razón, reducen la sensación de hambre en el estómago.  

El consumo de alimentos que contengan grasas saludables contribuirá tanto a la recuperación del organismo después del entrenamiento y al desarrollo tanto de masa muscular, como a la pérdida de grasa corporal. 

Las grasas buenas tienen innumerables beneficios para la salud. Son ácidos grasos poliinsaturados contenidos en los siguientes alimentos.

  • pescado azul, como el salmón 
  • aceite de oliva
  • aceite de linaza
  • nueces
  • aguacate
  • mantequilla de cacahuete

La carne de cerdo también se encuentra entre los alimentos que favorecen la pérdida de grasa. Si eliges tus alimentos de forma que consumas más grasas y proteínas y menos carbohidratos, ayudarás a una quema de grasas más rápida.

Se comete un gran error con el consumo de grasa porque la mayoría de la gente cree que las grasas son malas para la salud. El consumo de las grasas naturales adecuadas sólo puede ayudarnos en la lucha por perder grasa subcutánea. Tomar grasas saludables para luego quemarlas puede parecer completamente ilógico, pero si mantienes tu ingesta de grasas en torno al 30% del total de calorías diarias siendo selectivo con la comida los resultados pueden ser muy beneficiosos.

Hay que tener en cuenta que las grasas saludables no dejan de tener un alto contenido calórico, así que modera su ingesta.

En lugar de comer más grasas en general, intenta sustituir las grasas poco saludables de tu dieta por otras más sanas.

 

Dejar de consumir alcohol

El consumo de alcohol en cantidades mínimas puede ser beneficioso para el organismo, pero su consumo frecuente casi seguro hará fracasar tu objetivo de quemar grasa. Un gramo de alcohol contiene 7 calorías, que son carbohidratos y tienen cero valor nutritivo para el organismo. El alcohol tiene la función de detener la oxidación de las grasas del mismo modo que lo hacen los carbohidratos. De este modo, el cuerpo utiliza la grasa para obtener energía porque primero tiene que quemar el alcohol. Todas las bebidas alcohólicas contienen azúcar, edulcorantes o colorantes que afectarán negativamente tu dieta para quemar grasas.


Dormir suficiente 

El sueño de calidad también es uno de los factores para quemar grasa. El sueño contribuye a reducir el apetito y la sensación de hambre. La falta de sueño provoca un desequilibrio hormonal que afecta a muchas hormonas relacionadas con el efecto de quemar grasa. Cuando se alteran los niveles de las dos hormonas grelina y leptina, nuestro apetito se ve afectado y el metabolismo empieza a ralentizarse. 

Los factores relacionados con el sueño son la base para que nuestro cuerpo funcione en la dirección opuesta a nuestro objetivo. Como resultado, ingerimos muchas más calorías de las que necesitamos, y, como ya hemos dicho, para quemar grasa necesitamos un déficit calórico.  La mayor parte del peso que ganamos es en forma de grasa y nos cuesta mucho perderla. 

Ya te has enterado de que no dormir lo suficiente puede obligarte a comer más de lo necesario, la falta de sueño ralentiza el metabolismo de las grasas y empiezas a quemarlas aún más lento.

La calidad del sueño es crucial para la pérdida de grasa y para nuestra salud en general. Su importancia es comparable a la de una dieta sana, el ejercicio físico adecuado y los demás factores importantes que hemos enumerado.


Renunciar a la ingesta de alimentos refinados

Consumir alimentos naturales cocinados al horno y hervidos es la mejor opción para nuestra salud y para bajar de peso. No caigas en la tentación de los alimentos refinados ya preparados, cuanto más se procesa un alimento, más pierde de su valor nutritivo. En consecuencia, comemos, pero no nos llena durante mucho tiempo, es perjudicial para el organismo, y empezamos poco a poco a acumular grasa subcutánea. Excluye de tu menú la comida chatarra, los alimentos que contienen azúcar refinado y grasas saturadas son nuestro mayor enemigo para lucir un cuerpo bonito. Estos alimentos son todos los productos azucarados, la comida rápida y las bebidas gaseosas. Puedes sustituirlos por frutas que contengan azúcar natural y comida casera.

Los alientos que contienen carbohidratos refinados y que son bajos en fibras y nutrientes sólo consiguen aumentar los antojos y provocar bajones y subidas de azúcar en la sangre. 


En resumen

Esperamos haberte sido útiles con este artículo, para el que hemos recogido personalmente los factores más importantes relacionados con la pérdida de grasa. En caso de tener cualquier duda o pregunta, puedes ponerte en contacto con nosotros en cualquier momento a través de nuestras redes sociales. Debes saber que no existe una forma de alimentación universal que dé los mismos resultados a todas y cada una de las personas. La genética de cada persona es distinta y es la principal causa de lo que nos ocurre. Aunque no puedas seguir la dieta al 100%, intenta crear hábitos alimentarios para el futuro. Si lo haces, te garantizarás unos resultados algo más lentos, pero duraderos. Sólo necesitas un poco de fuerza de voluntad, empeño, perseverancia y todo irá sobre ruedas. 

Es decir, que cada músculo estará en excelente condición, desarrollado de manera armoniosa y definirá tu silueta de la mejor manera. 

En Ultimate Sarms nos complace haberte informado bien, y que puedas adquirir el producto quemagrasas adecuado en nuestra tienda www.ultimatesarms.es .

 

El texto y las imágenes de este artículo están protegidos por derechos de autor. Cualquiera que decida utilizar material visual o textual de este artículo dentro y fuera de Internet (incluyendo publicarlo en su página) debe pedir permiso al autor- Ultimate SARM.

En caso de plagio o de cualquier uso indebido de nuestro material por parte de terceros, Ultimate SARM se reserva el derecho de reclamar la responsabilidad penal de los infractores con arreglo a lo dispuesto en el apartado 2 del artículo 18 de la Ley de Propiedad Intelectual.

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados